Ruta de la tapa » Receta de pizza con jamón serrano y rúcula
pizza con jamon serrano y rucula

Receta de pizza con jamón serrano y rúcula

Es infinita la cantidad y variedad de ingredientes que puedes poner sobre una pizza, pero si eres de los que prefiere las combinaciones simples, no puedes perderte esta espectacular receta de pizza con jamón serrano y rúcula.

Pero además de los ingredientes, nos vamos a centrar en preparar una masa que sea de calidad, para que disfrutes del sabor especial de una auténtica pizza casera. Aunque se toma su tiempo, vale totalmente la pena preparar la masa tú mismo, porque su sabor es muy superior al de las clásicas prepizzas del Mercadona.

Presta mucha atención a cada uno de los pasos, porque si los sigues correctamente podrás sorprender a tu familia y amigos con una pizza con rúcula y jamón serrano digna de un chef.

Ingredientes para pizza con jamón serrano y rúcula

Para la elaboración de la masa, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 gr de harina de trigo de panadería.
  • 30 gr de levadura fresca o 10 gr de levadura seca.
  • ½ cucharada de sal.
  • 250 ml de agua.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Cuando ya tengas la masa lista, el resto de la pizza de jamón necesitará de:

  • 125 gr de mozzarella fresca de búfala.
  • 200 gr de mozzarella rayada.
  • Rúcula fresca.
  • 50 gr de jamón serrano.
  • Queso parmesano.
  • Aceite picante. (Opcional)

Cómo hacer pizza con rúcula y jamón serrano

Vamos a comenzar elaborando la masa:

  1. En un bol grande vas a colorar, en primer lugar, la harina; con ayuda de una cuchara o una espátula, muévela un poco, esto es para que se oxigene. Acto seguido, agrega la levadura, el agua, sal y, por último, el aceite de oliva.
  2. Mezcla muy bien todos los ingredientes. Cuando ya estén integrados, baja la masa a la mesada y amasa por un par de minutos, hasta que no la sientas tan pegajosa como al principio.
  3. Has una bola y deja reposar esta masa por media hora. Pasado este tiempo verás cómo ha aumentado su tamaño. Amasa un poco más hasta que esté totalmente lisa, vuelve a hacer una bola y llévala a reposar por una hora más.
  4. En este punto ya tendrás una masa bastante esponjosa y maleable. Es momento de estirarla. Esparce sobre tu mesada un poco de harina de trigo y, con ayuda de tus manos o de un rodillo, empieza a estirar hasta lograr el grosor que prefieras.
  5. Si tienes una piedra de hornear, métela en el horno precalentado a 180 °C durante 20 minutos. De lo contrario, puedes hornear tu pizza en cualquier bandeja metálica, pero antes de poner en ella la masa espárcele un poco de aceite de oliva, para evitar que se pegue.
  6. Corta la mozzarella de búfala en rodajas más bien pequeñas y colócalas en la base de la pizza.
  7. Ahora añade la mozzarella rayada por toda la superficie junto con el queso parmesano.
  8. Hornea durante 10 o 15 minutos. El tiempo va a depender del grosor de la masa, pero asegúrate de que quede crujiente por debajo y dorada en los bordes.
  9. Cuando saques la pizza del horno, empieza a agregar los ingredientes secos. Primeramente, esparce una buena cantidad de rúcula fresca, seguidas por unas tiras de jamón serrano.
  10. Si eres fan del picante, añade un poco de aceite de guindillas y especias.
RECETA RELACIONADA  Receta de guisantes con jamón y huevo

La cantidad de agua que utilices puede varias, esto dependerá de la capacidad de la harina en absorber líquidos.

Si así lo deseas, puedes dejar reposar mucho más tiempo. Mientras más tiempo se fermente la masa, más esponjosa saldrá.

Un toque de orégano seco al final también le viene de maravilla.

Vídeo de cómo hacer pizza de jamón serrano y rúcula fresca

 

0/5 (0 Reviews)